MIOPÍA

¿QUÉ ES?

Es un error refractivo, lo cual significa que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad. Cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven claramente, pero los distantes lucen borrosos. Este es un desorden de los ojos relacionado con el enfoque, no una enfermedad.

Para hacer posible que nuestros ojos vean, los rayos de luz deben ser doblados o refractados por la córnea y el cristalino, y de esta forma poder ser enfocados en la retina, la capa de células fotosensibles que recubre la parte posterior del ojo. La retina recibe la imagen formada por los rayos de luz y la envía al cerebro, a través del nervio óptico.

La miopía ocurre cuando el ojo es más largo de lo normal o tiene una córnea (la ventana frontal transparente) que es demasiado curva. Como resultado, los rayos de luz se enfocan delante de la retina y no sobre ella. Esto permite contemplar claramente los objetos cercanos, pero los distantes se perciben borrosos.

SÍNTOMAS

Algunas señales y síntomas incluyen:

Fatiga visual.

Dolores de cabeza.

Tener que entrecerrar los ojos para ver bien.

Dificultad para distinguir objetos lejanos, tales como señales de tránsito o una pizarra en la escuela.

FACTORES DE RIESGO

La miopía es hereditaria y se descubre a menudo en los niños cuando tienen entre ocho y 12 años de edad. Durante la adolescencia, cuando el cuerpo crece rápidamente, la enfermedad puede empeorar. Entre los 20 y 40 años, por lo general, hay pocos cambios. La miopía también ocurre en adultos.

TIPOS

Una miopía leve es llamada miopía baja, mientras que una severa se conoce como miopía alta. La alta generalmente se estabiliza entre los 20 y 30 años de edad.

Los pacientes con miopía tienen un mayor riesgo de sufrir desprendimiento de la retina. Es importante someterse a exámenes regulares de los ojos realizados por un especialista, para que los cambios en la retina que conducen a un posible desprendimiento puedan ser observados y tratados.

Las personas con miopía alta también corren un mayor riesgo de desarrollar glaucoma y catarata.

DIAGNÓSTICO

El oftalmólogo puede diagnosticar una miopía durante un examen ocular completo.

TRATAMIENTO

No existe un ‘mejor método’ para corregir la miopía. El procedimiento más apropiado depende de tus ojos y tu estilo de vida. Platica sobre estos temas con el oftalmólogo para decidir qué tipo de corrección puede ser más eficaz para ti.

Anteojos

Anteojos o lentes de contacto son los métodos más comunes para la corrección de la miopía. Estos ayudan a la reorientación de los rayos de luz sobre la retina, compensando la forma del ojo. También pueden proteger los ojos de los perjudiciales rayos ultravioleta (UV). Un revestimiento para lentes que repele estos rayos se encuentra disponible.

Cirugía refractiva

En muchos casos, las personas optan por corregir la miopía con LASIK u otra forma similar de cirugía refractiva. Estos procedimientos quirúrgicos se emplean para corregir o mejorar la visión mediante la remodelación de la córnea o la superficie frontal del ojo, ajustando efectivamente la capacidad de enfoque.

Ortoqueratología

Este proceso utiliza una serie de lentes de contacto duros para aplanar la córnea y reducir gradualmente el error de refracción. La mejoría de la visión luego de una ortoqueratología es temporal. Una vez que el uso de estos lentes se interrumpe, la córnea vuelve a su forma original y la miopía regresa.

Fuente: American Academy of Ophthalmology