CONJUNTIVITIS

¿QUÉ ES?

Término utilizado para describir la hinchazón (inflamación) de la conjuntiva, membrana delgada y transparente que recubre el interior de los párpados y la parte blanca del ojo (conocida como esclerótica). A menudo, esta condición se conoce como ojo rojo. La conjuntiva, la cual contiene pequeños vasos sanguíneos, produce moco para mantener la superficie del ojo húmeda y protegida. Cuando se irrita o inflama, los vasos se hacen más grandes y prominentes, lo cual hace que los ojos parezcan rojos. Los síntomas pueden aparecer en uno o ambos ojos.

SÍNTOMAS

Los síntomas varían dependiendo el tipo de conjuntivitis. Si bien muchos casos de conjuntivitis viral infectan un solo ojo, puede propagarse al otro.

Las señales generales del ojo rojo son:

• Leve hinchazón de párpados.

• Enrojecimiento de la parte blanca del ojo (conjuntiva) o el interior del párpado.

• Aumento de lagrimeo y producción de mucosidad o pus.

• Irritación del ojo.

• Sensación de presencia de un objeto extraño en el ojo.

• Comezón en el ojo.

• Visión nublada o borrosa, debido a la mucosidad o pus.

• Formación de costra en las pestañas durante la mañana y, posiblemente, ojos cerrados,

ya que la secreción actúa como pegamento.

FACTORES DE RIESGO

Infección viral

Es una causa común de la conjuntivitis. Este mismo virus produce el color rojo en los ojos, ojos llorosos, dolor de garganta y secreción nasal del resfriado común. Los síntomas de una conjuntivitis viral pueden durar desde unos pocos días hasta dos semanas y luego desaparecer por sí solos.

Infecciones bacterianas

Como el estafilococo o estreptococo provoca ojos rojos y una gran cantidad de pus, muchas veces los párpados están pegados al despertar. Menos frecuentemente, las infecciones bacterianas producen ligeras descargas, o ninguna, con excepción de una leve formación de costra en las pestañas durante la mañana.

Alergias

La conjuntivitis alérgica no es infecciosa o contagiosa. Ocurre cuando el cuerpo se expone a algo que ocasiona una reacción alérgica, como el polen u otro tipo de alérgeno ambiental, o incluso la caspa animal. El síntoma principal es comezón. La conjuntivitis, bien sea viral o bacteriana, puede ser muy contagiosa.

TIPOS

Existen tres tipos:

Conjuntivitis bacteriana

Es una forma altamente contagiosa, causada por infecciones bacterianas. En general, este tipo de conjuntivitis provoca un efecto de ojos rojos con una gran cantidad de pus.

● Costras en los párpados. 


● Flujo abundante de los ojos que, en ocasiones, puede ser verdoso.

Conjuntivitis viral

Es la causa más frecuente de ojo rojo. Se produce por el mismo virus que provoca el resfriado común y también es contagioso. Cuando la conjuntivitis es viral, los síntomas incluyen:

● Ojos llorosos.


● Formación leve de costras con algo de flujo.

Conjuntivitis alérgica

Es causada por la reacción del cuerpo ante un alérgeno o agente irritante. No es contagiosa. Si las alergias son la causa, los síntomas incluyen:

● Comezón.


● Enrojecimiento. 


● Ojos llorosos.


● Probable secreción o comezón en la nariz.

DIAGNÓSTICO

El oftalmólogo puede diagnosticar la mayoría de los casos a través de un examen de ojos. Informa al médico si se presenta algún síntoma y si has estado expuesto a cualquier persona con conjuntivitis. En algunos casos, pruebas adicionales son útiles en el diagnóstico de ojo rojo. El especialista puede tomar una muestra para hacer un cultivo y un posterior análisis que ayudará a determinar si la infección es causada por una bacteria o un virus.

TRATAMIENTO

El tratamiento de un ojo rojo, por lo general, depende del tipo de conjuntivitis, bacteriana o viral.

Tratamiento de la conjuntivitis viral

El malestar se minimiza mediante el uso de compresas frías aplicadas sobre los ojos. Este es típicamente el único tratamiento necesario. Casos más severos pueden beneficiarse con el uso de gotas antiinflamatorias, las cuales son prescritas por un oftalmólogo.

Tratamiento de la conjuntivitis bacteriana

El oftalmólogo recetará, por lo general, gotas antibióticas para tratar la infección. Ocasionalmente, es difícil distinguir una conjuntivitis bacteriana de una viral, en cuyo caso es probable que se receten gotas para los ojos.

Tratamiento de la conjuntivitis alérgica

El tratamiento incluye a menudo la aplicación de compresas frías sobre los ojos y el uso de gotas antialérgicas, al igual que lágrimas artificiales enfriadas en un refrigerador.

Remedios para el ojo rojo

Compresas aplicadas sobre los párpados cerrados alivian algunas de las molestias. Si tienes conjuntivitis en un ojo, evita usar el mismo paño en ambos ojos para que la infección no se propague. Colirios lubricantes sin prescripción, como lágrimas artificiales, también proporcionan alivio a los síntomas de la conjuntivitis. Los pacientes con alergias se beneficiarán con el uso de gotas refrigeradas.

Fuente: American Academy of Ophthalmology